Blog

#
Cargando...

Leer Sobre

¿Has soñado con poder volar? El parapente podría ser tu nuevo deporte favorito

Comparte este Post

Hace 33 años, Enrique Castro voló por primera vez sobre los cielos quiteños. Desde ese día, nada lo mantuvo anclado al suelo. Él es el dueño de la Escuela Pichincha de Parapentes, donde ha vivido experiencias únicas en el cielo, como volar cerca de aves como el magnífico cóndor, o compartir momentos en el aire con su padre de ochenta y su hija de cuatro años. 

Si siempre has soñado con volar, o quisieras experimentar algo nuevo, aquí te contamos un poco de esta experiencia llena de adrenalina para que te atrevas a vivirla de la mano de expertos.

Parapente-1.jpg

El parapente nació en Europa, a finales de los setenta. Este deporte llegó a Ecuador en 1987 y, desde ese momento, se ha modernizado y ha mejorado tanto en técnicas de vuelo como en tecnología. Se diferencia del paracaidismo en algunos aspectos. Cuando se hace parapente, la persona “pilotea” desde el inicio, despega corriendo muy rápido y apoyada por el viento. En cambio, cuando saltas en paracaídas se hace eso: lanzarse de un avión o helicóptero y abrir el paracaídas después.

Parapente-8.jpg

 

El parapentismo está cargado de emociones contrastantes que vuelven a esta experiencia única: duda y miedo, pero también valentía, libertad, adrenalina, quietud y paz. “Es como viajar en avión pero experimentando los climas, el viento en tu cara, el sol, el frío, el calor, los contrastes”, asegura Enrique. También comenta acerca de su admiración por las aves. “Las que conocemos como gallinazos son referente y guías de corrientes térmicas”. Esa comunión con la naturaleza es algo de lo que más destaca para la realización de este deporte.

Parapente-7.jpg

¿Cuál es la mejor temporada para volar? Según Enrique, la mejor temporada es el invierno si es que quieres volar sobre Quito. Es mucho más seguro debido a las condiciones climáticas. En el verano quiteño se experimentan muchos ventarrones fuertes, que complican esta práctica. Por el contrario, si es que quieres volar sobre el mar y la vegetación de la Costa, la mejor temporada es el verano.

Parapente-6.jpg

 

Los horarios preferidos de esta escuela son temprano en la mañana, o en la tarde cuando cae el sol. Las “rutas” predilectas por su accesibilidad son desde el cerro Auqui hasta Lumbisí y desde el Teleférico hacia el parque La Carolina.

¿Y si alguien tiene miedo a las alturas? Enrique asegura que cuentan con expertos certificados que pueden guiarte y acompañarte en el proceso, además de equipos de alta tecnología. También explica que el vértigo no existe en el cielo porque, al despegar los pies del suelo, esa sensación no es frecuente. Lo más común es un subidón de adrenalina y la admiración por la naturaleza.

Parapente-2.jpg

 

Los precios están entre $65 y $130. También puedes certificarte en esta escuela si te interesa ser piloto de parapente. Para experimentar la experiencia de volar junto a Enrique y su escuela puedes seguirlo en Facebook o escribirle a escuelapichinchaparapente@gmail.com.

Sé parte de be